Páginas

20/3/13

TORRIJAS DE LECHE

   El origen de este dulce viene por la necesidad de aprovechar el pan sobrante ya que durante la Cuaresma no se podía comer carne y por ello era menos consumido aunque las familias elaboraban la misma cantidad de pan.
   Es muy típico en Cuaresma y Semana Santa, en la mayoría de España, aunque en algunos sitios se hacen en Navidad.
   Algunas familias lo hacen en cualquier momento del año, simplemente para aprovechar el pan.
   Consiste en una rebanada de pan (normalmente de varios días) empapada en leche o vino, rebozada en huevo, y frita en aceite de oliva. Se aromatiza, a gusto, con diversos ingredientes: rebozadas en azúcar y canela o azúcar solo, o bañadas en algún licor, aguamiel, o almíbar.
   Aunque el origen es aprovechar el pan sobrante, ya encontramos en el mercado pan especial para torrijas en diferentes formatos e incluso aromatizados con limón y canela.


Ingredientes:
- Rebanadas de pan. Yo en esta ocasión compré un pan para torrija, ya rebanado y aromatizado con limón y canela.
- Leche templada.
- Huevos.
- Aceite de oliva, para freír.
- Azúcar
- Canela.
 
Preparación:
    Ponemos a cocer la leche. Si el pan no es aromatizado, calentarla con azúcar, una rama de canela y un trozo de corteza de limón o naranja (para unos 250 gr de pan, poner medio litro de leche y 125 gr de azúcar).
   Pasamos las rebanadas por la leche y las pasamos a un recipiente para dejarlas reposar. Las reservamos unas horas. (Yo las bañé a ultima hora de la tarde y las deje hasta la mañana siguiente. Se pueden bañar por la mañana y hacerlas por la tarde).
   Pasado este tiempo, batimos un par de huevos. Ponemos a calentar abundante aceite. Preparamos una bandeja con papel absorvente. Preparamos un plato con azúcar y canela. Esto es a gustos, id poniendo poco a poco, hasta que encontréis el punto que os gusta. No es a partes iguales, ojo!. De canela hay que poner bastante menos que de azúcar.
   Un TRUCO, si le ponemos al huevo batido un chorrito de aceite, apenas hará espuma el aceite y no le saldrán bigotes a las torrijas.
   Pasamos las rebanadas por el huevo (por los dos lados) y freímos hasta dorar por los dos lados. Las vamos apartamos al papel absorvente.
   Cuando está aun calentitas, las rebozamos en la mezcla de azúcar y canela.
   Terminamos de freír y rebozar todas y las dejamos enfriar antes de comerlas.
 
 
Notas:
   Si no encontráis el pan ya rebanado, cortarlas de 1 a 2 cm, no mas.
   En Sevilla el pan para torrijas es con forma y tamaño similar al pan de molde (un poco más gordo), y viene ya en rebanadas. Pero en los últimos años, han introducido en el mercado un pan más manejable a la hora de hacerlas y también a la hora de comerla. Es cuadrado, viene también cortado pero es mucho mas pequeño. Una rebanada de estas pequeñas es con la cuarta parte de una grande.
  Por donde vivo ahora no encuentro ese pan. Aquí se hacen con pan con forma de barra y las rebanadas muy gordas y grandes.
   Para gustos los colores, pero a mi me gusta mas el de Sevilla. Cuando las hago aquí, termino cortando cada rebanada a la mitad.
   Vale tanto como postre o como merienda.

Y vosotros, ¿como las hacéis? O, para quien no las hace, ¿como os gustan?

Que disfrutéis!!

3 comentarios:

  1. Me comía dos ahora mismo, me han entrado muchas ganas viendo tus torrijas que se ven muy ricas.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que estaban muy buenas. Gracias

      Eliminar
  2. Puedo dar fe que estaban muy buenas. Esperamos que hagas mas en estos dias jeje

    ResponderEliminar